Como fue conocido por la opinión pública, en fecha 15 de julio de 2016, la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN) emitió la Circular SIB-DSB-II-GIDE-20183, mediante la cual ordenaba a las instituciones del sector bancario, transmitir diariamente los datos personales de los clientes bancarios, incluidos los saldos de estos en sus cuentas bancarias. Esta instrucción del ente supervisor fue polémica y rechazada por distintos sectores, entre ellos el propio sector bancario, ante el deber de resguardar el secreto bancario en cumplimiento de la ley y en protección de los usuarios; otro sector que rechazó enérgicamente la medida fue el de los usuarios, a través de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (ANAUCO), los clientes bancarios presentaron una solicitud de reconsideración ante la SUDEBAN, fundamentada en los derechos constitucionales a la confidencialidad, intimidad, seguridad e integridad, presuntamente vulnerados ante la aplicación de la medida en discusión.

En respuesta al debate planteado SUDEBAN emitió el 28 de julio pasado una nueva Circular signada SIB-II-GGR-GIDE-21375, en la que se suspendía la aplicación de la medida hasta el 01 de diciembre de 2016, fecha en la que la banca debería comenzar a enviar los datos de los clientes.

Ahora bien, el 22 de noviembre se conoció que la SUDEBAN emitió nueva Circular a la banca, mediante la cual, deroga definitivamente la medida, es decir, ya no tendrán las instituciones bancarias que transmitir diariamente los datos de sus clientes al organismo supervisor. Esta rectificación de SUDEBAN produce tranquilidad a los usuarios, ya que sus datos seguirán siendo resguardados por las instituciones bancarias, dentro del sigilo o secreto bancario establecido en las leyes de la República, homologas en casi todos los países del mundo.