Una de las preguntas que debemos hacernos es ¿cuál es la verdadera promesa de valor que nos ofrece un seguro? Más allá del servicio que esperamos nos ofrezca una clínica cuando tenemos un seguro de salud, o la atención que nos da un taller mecánico cuando llevamos nuestro vehículo a reparar, la verdadera promesa de valor de un seguro es la indemnización.

¿Qué es indemnizar?

Según el Diccionario de la RAE es “Resarcir de un daño o perjuicio, generalmente mediante compensación económica”. Es decir, que la promesa de valor de un seguro es la contratación de una suma asegurada que a la hora de un problema podamos usar a favor de la solución del mismo.

Siendo así la promesa de valor de los seguros en mercados inflacionarios tiende a ser un problema, porque una suma contratada a inicio de año puede no ser suficiente al finalizar la vigencia de su seguro, o cuando se necesite del mismo.

En economías latinoamericanas parecidas a la venezolana, con altos índices inflacionarios, las compañías de seguro ajustaron las vigencias de las pólizas ofreciendo productos mensuales, trimestrales y semestrales; también ofrecieron productos en monedas fuertes que permitieran mantener el valor de la suma asegurada aún en momentos de devaluación.

Es común que hoy cuando veamos las sumas aseguradas de nuestros seguros sintamos que éstas no cubren lo que necesitamos ante una emergencia, es por ello que te invitamos a tomar encuenta:

infografia-inflacion-de-seguros-01

 

Es muy importante destacar que ante la inflación los asegurados tenemos un rol muy relevante: estar atentos a cómo nuestros planes de seguros se deben adaptar para cuidar lo que verdaderamente nos importa.