Como es del conocimiento público, DELTA AIR LINES decidió unilateralmente la suspensión casi total de sus vuelos programados desde y hacia Venezuela a partir del 1ro de Agosto de 2014, en consecuencia, muchas personas que compraron por anticipado sus boletos y/o los de su grupo familiar, se quedaron sin la posibilidad de viajar como lo habían previsto, ocasionándose la perdida de sus actividades programadas de trabajo, estudios o vacaciones, así como, reservaciones hoteleras y de otra índole, otras personas ya habiendo viajado (solo de ida) no pudieron regresar a Venezuela con la aerolínea en la forma contratada. Muchos de los afectados habían hecho pagos e inversiones considerables, estudiantes con cursos pagados y vacacionistas con hoteles pagados anticipadamente, reserva de vehículos, etc., algunos con la modalidad de no reembolsable y en dólares, en resumen, cantidades superiores al costo del boleto aéreo.

Ocurridos estos hechos la aerolínea procedió a devolver a algunos de los usuarios el valor neto de los boletos comprados; a otros parte del valor de los boletos haciendo deducciones tales como impuestos y comisiones; y a otros usuarios no reembolsó cantidad alguna.

delta-airlines

La legislación nacional e internacional que rige la materia establece que dado el caso de suspensiones unilaterales de vuelos por hechos imputables a la aerolínea, esta debe reembolsar el precio pagado al usuario en un término de siete (7) días, por otra parte prevé la ley que en este caso el usuario debe recibir una compensación económica además de la indemnización de daños y perjuicios a que hubiere lugar.

Vista esta situación y habiendo procurado sin éxito una solución institucional directamente con la aerolínea, ANAUCO agotó el procedimiento administrativo de conciliación ante la autoridad aeronáutica (INAC) en procura del cumplimiento de las obligaciones de la aerolínea, es decir, trasladar al pasajero o en su defecto el inmediato reintegro del costo del pasaje pagado y la compensación económica expresada en el Articulo 100 numeral 4 de la Ley de Aeronáutica Civil, que establece para el caso de cancelación y /o retraso injustificado en los vuelos, el derecho que corresponde al usuario del servicio a recibir hasta 4.150 derechos especiales de giro, siendo 1.60 U.S. $ el valor de cada derecho especial de giro. Ante esta denuncia se agotaron los plazos de ley sin que el organismo competente emitiera pronunciamiento alguno, lo que dio por agotada la vía administrativa dando paso a la vía judicial.

En tal sentido ANAUCO en representación de los afectados, presentó varias demandas conformadas en grupos de 20 y 30 personas cada una, las demandas cursan ante el tribunal con competencia en la materia y se han llevado adelante todas las etapas procesales, instancias e incidencias.

ANAUCO sigue adelante en estos procesos hasta obtener sentencia que permita materializar los derechos de los afectados y en consecuencia exigir el pago total del precio de los boletos pagados, la indexación monetaria ante la pérdida del valor del dinero, la compensación económica de ley y las indemnizaciones por los daños y perjuicios sufridos. A la fecha los procesos están avanzados y esperamos que sean declarados a favor de los afectados. Sin embargo, ANAUCO sigue insistiendo en la conveniencia de un acuerdo entre las parte vía transacción para finalizar en el coto plazo el caso que nos ocupa, estaremos intentando tales conversaciones con la casa matriz de la aerolínea en EE.UU.