En el mundo entero el sistema financiero se ha preocupado por la seguridad y garantía de los depósitos del público en las entidades bancarias, ha sido una constante incluso en el contexto de la globalización, establecer mecanismos de protección de esos depósitos ante eventuales crisis puntuales o sistémicas, es decir, a pesar de que una entidad bancaria pudiera presentar problemas de liquidez en cualquier lugar del mundo, los depósitos del público deben estar seguros, resguardados, la crisis de un banco no podría tener como efecto la perdida del dinero de la gente.

De esta manera, las distintas legislaciones han establecido estructuras para el resguardo de estos depósitos, en nuestro caso, se trata de un fondo alimentado por aportes mensuales de los bancos e instituciones bancarias, primas mensuales calculadas en forma de un sexto (1/6) del uno coma cincuenta por ciento (1,50%) aplicado sobre el total de los depósitos del público. Este fondo es administrado por FOGADE institución de carácter público manejada por el Estado Venezolano.

Sin embargo, a pesar de la existencia de este mecanismo de garantía o seguro bancario, en la actualidad los usuarios venezolanos no están adecuadamente resguardados, el monto máximo por el cual responde FOGADE apenas alcanza la suma de Bs. 30.000, menos de un salario mínimo con ticket alimentación; esto quiere decir que si usted tiene su dinero en un banco, no importa la cantidad que tenga, FOGADE le responderá solo hasta Bs. 30.000 en una misma entidad bancaria, en consecuencia, usted debe asumir el riesgo por el resto de su dinero, por todo lo que exceda ese monto máximo cubierto. La razón por la cual el monto de la garantía es tan mínimo e insignificante, es porque la última vez que se ajustó el monto de la garantía al valor de la moneda fue en 2009 con la ley de bancos promulgada ese año.

Es obligación de FOGADE previa opinión vinculante del Banco Central de Venezuela según la ley que lo rige, aumentar el monto de la garantía a los fines de mantenerla cónsona con la realidad económica del país, cuando las variables macroeconómicas así lo requieran. Contrariamente los aportes de la banca al fondo han aumentado proporcionalmente con la inflación, la perdida del valor del dinero trae como resultado que los depósitos en los bancos aumentan cuantitativamente, la gente tiene montos mayores en sus cuentas porque el dinero vale menos. En conclusión, FOGADE recibe cada vez más aportes de los bancos y sigue garantizando el monto establecido en 2009 a pesar de la impactante devaluación monetaria que hemos sufrido en los últimos años.

¿Cómo se estarán utilizando esos millonarios recursos? ¿cuándo cumplirá FOGADE con su obligación de ajustar el monto de la garantía para resguardo de los depósitos de los venezolanos? son dos preguntas que nos hacemos y queremos compartir con nuestra audiencia.